La inteligencia emocional en tu entrevista de trabajo

mayo 16, 2018


La inteligencia emocional, entendida como un conjunto de habilidades entre las que destacan la empatía y la asertividad, se abre paso en los procesos de selección de personal de las empresas que, más allá de la formación, buscan personas capaces de guiar su forma de pensar y comportamiento.

Pero, ¿cómo sabemos qué se busca a la hora de evaluar nuestra inteligencia emocional? Cuestiones acerca de tus gustos, hábitos personales o interacción con las personas nos pueden dar alguna pista de lo que busca el seleccionador. Si tienes dificultad para responder o te enfrentas por primera vez a una entrevista de estas características, debes tener siempre en mente los siguientes conceptos:

Honestidad

Adaptar tu currículum a la oferta de trabajo no es sinónimo de mentir, sino de resaltar aquello más relevante para el puesto. Aunque seas una persona tranquila, mentir sobre acerca de tu formación no es buena idea. En seguida mostrarás la intranquilidad e inseguridad a la hora de expresarte.

Autocontrol

Gestionar emociones no es fácil cuando nos jugamos un futuro laboral. Comienza por el auto-análisis y, conociéndote, controla tus reacciones a partir de pequeños rituales que te ayuden a confiar en ti mismo.

Cuida tus comentarios

Aceptar un halago a veces es difícil. Recuerda que ser humilde no equivale a restar mérito o infravalorar aspectos de tu carrera profesional. Y, por supuesto, nunca juzgues a un antiguo compañero o jefe en una entrevista de trabajo.

Gafas de abeja

Las gafas con que miremos el mundo, determinan en gran parte los obstáculos que nos encontraremos. Algunos psicólogos acuden a la metáfora de la abeja y la mosca para hablar del optimismo. Una mosca, aunque se encuentre rodeada de flores, siempre va a centrar su atención en la basura, mientras que la abeja buscará la flor aun volando entre escombros.

Empatía

Decíamos que la inteligencia emocional, entre otros parámetros, se medía principalmente por esta cualidad. Ponerse en el lugar del entrevistador te ayudará a adelantar movimientos en el tablero de juego. Trata de analizar qué es lo que la empresa necesita, el tipo de empleado que buscan y qué preguntas harías tú para encontrar a la persona adecuada.


Ya sabes que cada pregunta requiere un tiempo para escuchar, analizar y responder. De ahí parte el autocontrol del que hablamos en el segundo punto. No dejes de practicar y acudir a entrevistas hasta dar con el puesto deseado. La carrera profesional empieza en uno mismo y, desde el IMFE, puedes impulsarte bien a través de la formación online, los cursos presenciales o las plataformas y ayudas creadas para emprendedores.

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios