¿Qué es eso del Burnout?

enero 23, 2018


En uno de los últimos seminarios que realizamos IMFE sobre gestión y planificación de nuestro tiempo se hacía mención a este fenómeno no poco común entre trabajadores no satisfechos con su trabajo. Se trata del “burnout” o, traducido al español, “estar quemado”, un estado que seguro nos toca a más de uno, y del que vamos a describir algunas claves.

Quemarse en el trabajo hasta tiene sus fases:

1. Entusiasmo. Cuando nos enamoramos de nuestro puesto de trabajo, en una relación personal se conoce como “limerencia”. Es el momento en que nos acicalamos, fantaseamos y sentimos un deseo compulsivo de fundirnos con nuestra pareja, es decir, volcamos todo nuestro empeño en la profesión ejercida hasta el punto de fusionar ocio y trabajo en una misma meta.
2. Estancamiento. No todo dura, y la siguiente estapa nos puede llevar a estancarnos en la rutina y descuidar nuestros esfuerzos por mantener la “relación”.
3. Apatía. El paso siguiente a la rutina, que se da si no vemos nuestros esfuerzos transformados en resultados, si no obtenemos el feedback por parte de nuestro jefe; las gestiones con nuestra clientela diaria...
4. Distanciamiento. La última y peor etapa es cuando nos distanciamos de nuestro proyecto o empresa, cuando dejamos de sentirnos parte de la “familia”.


¿Has pasado por alguna de estas fases? ¿Te has sentido identificado en alguna fase? Entonces, ¿cómo mantengo vivo el “vínculo amoroso” con mi trabajo u ocupación?

Escucha, y párate a escuchar

Ello implica detener el tiempo e interesarse de corazón por lo que estamos haciendo. Buscar el origen, la primera etapa de euforia, preguntarnos ¿ por qué empecé todo esto?

Sentido del humor

Uno de los elementos fundamentales tanto en el marco del trabajo como en la vida general es el saber tomarse las cosas con humor, y reírnos de nosotros mismos cuando esto sea preciso.

Distingue entre eficacia y eficiencia

La eficiencia es conseguir tus objetivos en el menor tiempo posible mientras que la eficacia implica un matiz de calidad. Recuerda que a veces la calidad es más importante que la cantidad.

Pierde el tiempo

Procrastinar es tan humano como el sentirnos realizados. A veces el rendimiento no está reñido con un descanso, es más, se recomienda una desconexión total de 15 minutos por cada hora-hora y media de trabajo.

Pasa a la acción

No temas a las decisiones inmediatas. En ocasiones es necesario actuar en lugar de postergar las tareas haciendo una montaña de estas. Aprende a distinguir lo urgente de lo importante y no emplees más tiempo del necesario en dar vueltas sobre una misma idea.


Mantener la “llama laboral del amor” viva es difícil, pero esperamos que, sea cual sea tu puesto o tu empresa seas feliz, profesional y productivo. Nosotros te acompañamos en tu carrera profesional, desde la formación al empleo, así que pásate por nuestra web imfemalaga.eu


  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios