CV

¿Qué sobra en tu currículum?

enero 19, 2018


Siempre que vas a actualizar tu currículum (CV), visitas blogs, buscas modelos y solicitas ayuda para saber qué debes incluir. Y siempre se habla de CV adaptados, simples, atractivos y concisos. Bien. Estos consejos son prácticos.

En IMFE hemos pensado en dar la vuelta a esa pregunta: ¿sabes qué sobra en tu CV?

Puede que algunas sean obvias, pero no pueden restar gancho o exactitud. Te vamos a plantear 10 puntos que esperamos te sean de utilidad, consejos que te permitan replantear la forma en que tu CV te da a conocer a las empresas, y esperamos que algunos te sean de utilidad.

Evita títulos innecesarios


¿Has pensado en no poner "Curriculum Vitae" o CV como cabecera del documento? ¿O campos como "teléfono", "email", "nombre", "apellidos"...?
El hecho de incluir todos estos campos hace que pongas información redundante y ocupe espacio innecesario. En tu CV ve al grano, basta con escribir directamente tu información personal sin necesidad de enunciados.
Hablando de los datos personales y de contacto… Ojo, evita a toda costa un e-mail poco profesional, que no sea adecuado y no te relacione directamente por tu nombre y apellido. Piensa si el que tienes es adecuado para que lo lea la persona responsable de selección de la empresa en la que quieres entrar: si no, hazte uno nuevo.

No a la información personal

No es necesario incluir información personal en tu CV como tu estado civil, familiares a cargo, ideas… A los que hacemos selección nos interesan otras cosas, como tus logros, competencias o disponibilidad.

Sólo experiencia relevante

Céntrate en la experiencia que tengas más relacionada al puesto al que optas, y por tanto, no añadas o no te extiendas en los puestos que no tengan relación. Claro, esto dependerá de tu experiencia.
Si tu experiencia no tiene relación con el puesto laboral al que te postulas o has realizado prácticas, labores domésticas, voluntariado o estudios con otros trabajos o prácticas, puedes añadirlos, pues denota que eres una persona responsable, inquieta y con aspiraciones. Pero dales la importancia debida y sin extenderte.

Formación: sí, por favor

En el caso de los estudios, igual. Si posees estudios superiores, formación posterior y específica añádelos a tu CV. Sin embargo, evita poner lo que cualquier técnico de RRHH ya sabe: si tienes la secundaria has pasado por primaria, o si posees titulación universitaria habrás logrado superar las pruebas de acceso.

Solo la verdad verdadera sobre tus competencias

No te sumes méritos. Si posees un nivel de idioma bajo o no manejas ciertos programas o aplicaciones con soltura, no indiques que es bajo, sino directamente no lo pongas. Basta con poner aquello que sí controlas.

Cuanto más conciso, mejor

No te excedas con el número de páginas. Resume, resume y resume. Estructura bien tu CV y responde a la pregunta ¿quién soy como profesional y cómo soy? Es una pregunta sencilla que debe tener una respuesta clara. Si quieres, siempre puedes adjuntar una carta de presentación donde puedes ampliar.

0 faltas de ortografía

Esto es de cajón, pero ya lo sabes: te sobran las faltas de ortografía y una mala gramática Ya, son despistes. Por eso te recomendamos que leas, y releas tu CV, e incluso lo compartas para tener otra opinión al respecto. Y, por supuesto, utiliza un estilo formal y profesional, tu CV será la primera impresión que tenga la empresa de ti.

Cúrrate el diseño de tu CV

Sí, te sobra un diseño rancio. Si te damos un CV hecho hace 10 años con Word 2002, y uno actual, sabes cuál es cual. Te recomendamos que vigiles el tipo de letra y no uses fuentes pasadas de modas, infantiles (evita a toda costa la fuente 'Comic Sans' por favor). Puedes usar negritas, cursivas, líneas y diferentes elementos gráficos que ayudan para dar estructura tu CV.

No seas Pinocho

Claro, y te sobra mentir. El exagerar/inventar tus logros profesionales, conocimientos y competencias se descubre muy rápido cuando el profesional de RRHH te hace la entrevista. Si no es del todo cierto, no lo incluyas, te sobra.
Siempre se trata de saber vender lo mejor posible nuestras cualidades: por ejemplo, cuando se trata de nuestras competencias podemos decir que somos independientes, organizados y con un buen grado de autonomía si preferimos trabajar en solitario mejor que en equipo. Los aspectos negativos no se incluyen.

"Pa ta taaaa"

Tu foto, ¿sobra? Pues en algunos países o según tendencias como el cv ciego sería un motivo diferente usarlo. En cualquier caso, un entrevistador, un técnico de selección o RRHH es una persona, y siempre queremos ver la cara o saber a quién vamos a conocer. Te dejamos que valores si una buena foto mejora o no tu CV, pero en puestos relacionados con la atención al cliente o similar, creemos que es sí o sí.

Algunos de estos puntos te habrán servido. Otro, directamente no.
¿Qué piensas? Siempre agradecemos tu participación y que expreses tu opinión para que podamos mejorar.







  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios