Los candidatos aún no asumen que lo más relevante y diferencial son las competencias.

diciembre 16, 2019

Hoy vamos a intentar hacerte reflexionar un poquito de la mano de Laura Chica.
Psicóloga, escritora, formadora y coach es una profesional de sonrisa perenne y contagiosa que es capaz de enseñarte a descubrir y desarrollar ese talento que todos tenemos dentro y es tan válido en lo personal y lo profesional.
Veamos que nos cuenta...



1. Encantados de tenerte en nuestro blog, Laura. Muchos ya te conocen, pero siguiendo el título de unos de tus libros, ¿quién es Laura Chica? Cuéntanos un poco de ti como profesional, de tu trayectoria, cómo diste el salto al coaching y en qué momento estás ahora.


Soy amante de las personas, en su esencia, con fiel vocación de psicóloga desde muy joven, me defino como una mujer sensible, coherente y luchadora, que va consiguiendo sus sueños paso a paso, sin olvidarse de quién es, de dónde viene y a dónde va.
Mi momento actual es quizá el que siempre he deseado: rodeada de las personas que amo y haciendo lo que me gusta. Y escribiendo mi nuevo libro.

2. En empleo, en nuestra Agencia Municipal de Colocación, evaluar las competencias profesionales de los candidatos según su objetivo profesional nos permite mejorar su inserción. Competencias, habilidades, actitudes... Las empresas cada vez las valoran más, pero, ¿crees que los candidatos en general preparan, incluso entrenan estos aspectos?

Creo que cada vez más, pero aún nos limitamos mucho al CV y a las competencias técnicas y títulos como base fuerte, empezando por la selección. Los candidatos aún no lo asumen, no asumen que lo más relevante y diferencial son las competencias y habilidades, pero en los procesos de selección tampoco. Las empresas necesitan más consciencia de la importancia de una buena actitud, de las competencias emocionales y profesionales como factor clave en los procesos de selección, para asegurarse en mayor medida al candidato adecuado. No es que has estudiado: es qué sabes hacer y qué quieres aportar.

3. Entre otras cosas, el coaching es un proceso que te va transformando para la consecución de tus objetivos profesionales y personales. ¿Cómo podría ayudarnos a encontrar trabajo?

Con los alumnos del programa Ponte en valor trabajamos con esta herramienta para clarificar objetivos, saber qué quieres, hacia dónde vas, qué recursos tienes y cómo puedes actuar para conseguirlo. Es un proceso que necesita una reflexión profunda y honesta con uno mismo para obtener buenos resultados. Lo que conseguimos es claridad, definición, motivación y acción, y cuando uno sabe lo que quiere, es imparable.

4. En el camino para encontrar el trabajo adecuado, cuando estás en desempleo o estás dentro de la rutina, sabes que es importante mantener la motivación, sobreponerse a los altibajos, ser perseverante o "contagiar las ganas"... Pero no es fácil tener esa actitud. ¿Qué puntos consideras esenciales para tener esa mentalidad ganadora?

Creo que la clave es dejar de intentar estar motivado todo el tiempo. Eso es imposible, cualquier persona tiene días mejores y días peores. Cuando dejas de exigirte estar al 100% cada día puedes entenderte mejor y darte lo que necesitas. En esos momentos en lo que tu motivación está baja, porque estás cansado, porque no tienes resultados o no te han seleccionado en un proceso, busca motivación externa, apoyo familiar, profesional, amigos... Hacer algo que te gusta. Y cuando estés bien y animado, aprovéchate de esa motivación interna para dar más pasos y hacer más en dirección a tu objetivo. En definitiva, necesitamos conocernos más para saber aprovechar nuestros recursos personales: ahí todo el tiempo invertido es un regalo para nosotros.

5. Imagina que he encontrado un buen empleo y estoy satisfecho ¿Tendremos esa mentalidad continuamente o recomiendas algún punto para manternerla?

Visualizar lo que quieres a lo largo del camino, del recorrido en la búsqueda del empleo o de la transición profesional es una gran clave y además diferenciadora en términos de motivación. Las personas que logren conectarse con eso que quieren y lo visualizan continuamente incrementan su motivación, tienen más creatividad y energía para acercarse a ello y logran detectar mejor todos los recursos del entorno para ayudarlos a llegar ahí, a su objetivo.

6. Por último, y más pensando en las empresas que usan nuestra Agencia, hablamos de talento. Solemos repetir una pregunta, ya sabes, esa que pronunció Henry Ford hace más de 80 años pero que sigue siendo verdad verdadera... "Sólo hay algo peor que formar a tus empleados y se vayan... Es no formarles y que se queden". Desde tu punto de vista, tú que conoces empresas y das formación en talanto, ¿cómo plantearías el desarrollo de los equipos en las empresas a largo plazo?

El desarrollo de los equipos es mi trabajo diario, y más que a largo plazo, es ya. Desarrollar personas en la organización es ayudarlas a ser más de lo que son ahora, facilitarse el camino para crecer y desarrollar su potencial, además de motivarlas y generar en ellas más compromiso y adhesión a la empresa. Ese talento beneficia a la empresa y a la persona, por tanto siempre es beneficio.  Yo apuesto por el desarrollo de personas y equipos mediante la cohesión y alineamiento en valores y visión. Todo un reto, pero un reto que lleva a resultados maravillosos.

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios