Ideas para formar un buen equipo

marzo 04, 2019


Hoy nuestra sección De 5 en 5 va al grano: si cualquier proyecto o empresa está basado en la cooperación, la comunicación y el talento, te traemos cinco ideas básicas sobre las que reflexionar.

1. Delega, delega, delega.
Cuenta con tu equipo, cede para llevar cada área de trabajo en el día a día de tu empresa. No se trata de perder tu cuota o tu papel protagonista: muchas veces es tan sencillo como que tienes personas a tu alrededor que sencillamente saben hacerlo mejor que tú, o que saben formas de conseguir resultados que a ti no se te habrían pasado por la cabeza.

2. Fomenta la cohesión.
Juntos es mejor. Siempre tienes el ejemplo de cualquier actividad deportiva, en la que, detrás de cada éxito individual o grupal hay siempre, siempre, un equipo conectado y con el foco puesto en un objetivo común. El acuerdo, la confianza, la comunicación ayudan claramente a conseguir mejores resultados todos juntos, colaborando.

3. Rodeate de compañeros brillantes, creativos, complementarios.
Aunque te parezca extraño, no busques a tu lado profesionales como tú; si puedes, rodeate de personas con otra formación, otra experiencia, incluso otra forma de entender o de ver las cosas. Un equipo multidisciplinar, donde todas aportan desde mentalidades diferentes, suman más y ayudan a clarificar procesos y consecución de resultados.

4. No te centres sólo en la parte profesional de tu equipo.
Pasas muchas horas con tus compañer@s, ¿no? No veas sólo su parte profesional: intenta conocerlos mejor: su actitud, sus gustos, qué les apasiona, qué deporte práctican. Las horas y áreas de descanso, las actividades fuera del trabajo, el deporte en común nos ayuda a conocernos mejor, conocer nuestros valores como personas y fomenta claramente el sentimiento de pertenencia.

5. El equipo es el valor fundamental de la organización.
Tú y tus compañeros sois, definitivamente, el valor diferencial, parte importante de la ventaja competitiva del negocio. Porque sin esa parte humana o profesional, el negocio es solo un producto similar al de otros de la competencia sin valores diferenciales. Y esta gestión de RRHH y talento ya marca la diferencia, también en la cuenta de resultados.

Después de estas cinco ideas sencillas, por último, hazte la siguiente pregunta: en mi proyecto, en mi organización, en el lugar donde trabajo o donde quiero trabajar, ¿estas ideas son realmente así?

Esperamos que sí.
Y que estas ideas, simples pero no por eso menos importantes, estén en tu día a día profesional.
Más, como siempre, en imfemalaga.eu y en malagaempleo.com

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios