Una persona creativa, ¿nace o se hace?

abril 04, 2018


Ser creativo, a día de hoy, no equivale a la imagen del pintor, músico o escritor bohemio que todos tenemos en nuestra cabeza. Se puede ser creativo en la cocina o en clase. Puedes ser el más original contando chistes en tu grupo de amigos y, por supuesto, sea cual sea tu puesto de trabajo, siempre puedes suministrarle una dosis de creatividad para hacerlo más resolver problemas, resultar más ameno y desarrollarte como empleado.

¿Cómo? Muy sencillo. Existen multitud de consejos, aplicaciones, juegos y otras tareas aplicadas al desarrollo de la creatividad. Algunas de las técnicas más relevantes para que empieces a sacar al creativo que llevas dentro son las siguientes:

Piensa mientras paseas

Aunque no lo creamos, nuestro cerebro necesita oxigenarse para encontrar la inspiración. Que muchas veces tengamos grandes ideas después de realizar ejercicio no es casualidad. Esto es algo que ya aplicaban Aristóteles y sus discípulos, conocidos como peripatéticos (en griego paseo) por dar las clases durante largos paseos.

Lee

Decía Miguel de Cervantes que "el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Es  una de tantas frases célebres en torno a los beneficios de la lectura para la producción creativa. Si tu trabajo, además, implica la redacción de cualquier tipo de texto, dedicar al menos media hora de lectura libre al día te ayudará a enriquecer tu vocabulario y escribir con mayor soltura y destreza.

Mapa conceptual

Una de las actividades más útiles para organizar las ideas son los mapas o representaciones gráficas de un tema, tratando de ser lo más visuales posible. Escribe la idea fundamental en el centro del folio, o la pizarra, y empieza a enlazar otras ideas mediante flechas, rodeando y cuadrando aquellas que engloben otras de carácter menor. Es una técnica muy empleada por estudiantes para retener el temario de forma sencilla.

Crea tu propia rutina

Seguro que te suena la frase de "que la inspiración me encuentre trabajando" extraída del pintor Pablo Picasso. Y es que por más ideas que tengamos, lo fundamental es dedicarles un tiempo para plasmarlas sobre el formato en que trabajemos. Establece un horario en el que reserves unas horas a trabajar "tu obra": un texto, un cuadro, una escultura, una fotografía...

Cuestiónalo todo

Por último, y no menos importante, debes mantener siempre una actitud como si estuvieras en un interrogatorio. No tengas miedo a parecer ridículo preguntándote por algo que crees "fácil". Recuerda que Descartes estableció el  método científico a partir de la duda metódica y párate a cuestionarte aquello que nos viene "impuesto". Dudar y eliminar dudas te hará progresar.


Hasta aquí estos consejos básicos para que "te hagas" creativo/a. Si quieres seguir profundizando sobre el tema, existen, como hemos dicho, numerosas técnicas y cursos (algunos de los cuales los puedes encontrar en nuestros cursos). Como siempre, te invitamos a estar informado/a de nuestra oferta formativa en la web de IMFE y a que revises las ofertas de empleo que tenemos en nuestra Agencia Municipal de Colocación.

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios