Guía para adaptarse a un puesto de trabajo donde eres el nuevo

diciembre 26, 2017


Por fin lo has conseguido. Ya tienes nuevo trabajo. Ahora lo siguiente es entrar con buen pie al nuevo puesto de trabajo. Uno de los principales miedos a los que se enfrenta una persona cuando encuentra su primer empleo o cuando decide renovar o reciclarse laboralmente es empezar de nuevo un trabajo, con nuevos compañeros y en una nueva empresa.

Tranqui. Este post va dirigido para todos los inquietos, los nerviosos que comienzan en una nueva empresa. Te invitamos a leer estos consejos para que entres del mejor modo posible.

1. Conoce la empresa
Claro, reduce la incertidumbre. Echa un ojo a la web y redes sociales para conocer un poco la empresa, su cultura empresarial y el estilo que usan en sus redes sociales para dirigirse a su público. Así tendrás más pistas de cómo funciona la empresa en la que vas a trabajar.

2. Ten una actitud positiva
Es una cuestión de actitud: ¿cómo tener esta actitud? Este tema da para mucho, sí, pero recuerda ver el lado positivo de las cosas, creer en ti mismo y en tus posibilidades, muestra buena disposición, atención, buena voluntad, capacidad de crecer, trabajo en equipo...

3. El amor a primera vista
Sí. La impresión cuenta. Muchísimo.
Procura ser amable y colaborativo: el resto de tus compañeros te lo agradecerán, seguro. Y vigila algo tan básico como tu apariencia, cuida tu imagen personal, y adécuala al entorno de trabajo y al puesto que desempeñas. Y recuerda sentirte cómodo en todo momento.

4. Adopta una actitud receptiva y amistosa
Sonría, por favor. Todos sabemos los efectos beneficiosos que tiene la risa en el organismo. Pues sonriamos, también en nuestro primer día de trabajo.
Y déjate guiar, déjate llevar estos primeros días. Déjate enseñar, e intenta siempre aportar aspectos que puedan mejorar, nuevas ideas que faciliten estas primeras tareas: eres el nuevo, pero traes conocimientos, formas de hacer y experiencias que pueden mejorar tu empresa: muéstrate abierto, con ganas de mejora y colaborativo. Puedes incluso demostrar tus conocimientos de manera progresiva y guardar algo relevante en la manga, para ir soltando las armas poco a poco.

5. Aprende y adáptate
No se trata de olvidar lo que aprendiste. Al contrario, la empresa necesita toda tu aportación: pero sí adoptar nuevos puntos de vista, nuevas formas de hacer y "mimetizarnos", con el saber hacer de nuestra nueva empresa.

6. ¿Motivación? Sí, gracias
Desde el primer día de trabajo en tu puesto intenta sentirte integrado, ser una parte valiosa de un todo; tienes que sentirte útil, hacerte valer, ser productivo y saber mostrar esto a tus compañeros y superiores que puedan contar contigo.

Esperamos que estos consejos os ayuden a conectar en vuestros primeros días con vuestros nuevos compañeros y superiores; hacer esto de forma correcta desde el primer momento puede marcar la diferencia entre el continuar y desarrollarnos en el tiempo en una empresa o que nos vean prescindibles. Pero, sobre todo, nos ayudarán a tener un clima de trabajo más amigable, un mejor entorno y actitud más adecuada para desempeñar nuestra función de la mejor manera.

No olvides compartir este post y dejarnos todas tus ideas y sugerencias para enriquecernos. ¿Cómo fue tu primer día de trabajo? ¿Cómo te sentiste?

IMFE orienta tu futuro

  • Compartir:

También te puede gustar

0 comentarios